El peor tipo de emprendedor

Cuanta más seguridad en sí mismo demuestra un emprendedor, más miedo me da.
Niño en traje jugando al Monopoly con otro niño

El peor emprendedor se guía por su intuición.
Fuente: FulariosTV

  • No todos los que emprenden por primera vez son el peor tipo de emprendedor, pero los peores emprendedores siempre son emprendedores primerizos.
  • El peor emprendedor cree que venir de una gran empresa le confiere algún tipo de ventaja.
  • El peor emprendedor cree que las ideas tienen importancia y que alguien querría copiar la suya, así que te pide firmar una acuerdo de confidencialidad.
  • El peor emprendedor escribe abundante documentación, como planes de negocio, sólo que él les llama business plans.
  • Al peor emprendedor le preocupa morir de éxito y dedica tiempo a planificar cómo gestionará su crecimiento.
  • Porque pronto saldrá de España, el peor emprendedor le pone un nombre en inglés a su empresa.
  • El peor emprendedor dice que ha dedicado mucho tiempo a pensar en su idea y que por eso es difícil que se le ocurra una mejora a alguien que no sea él.
  • El peor emprendedor nunca ha sido vendedor.
  • Para el peor emprendedor las opiniones de sus familiares y amigos conforman una muestra representativa del mercado.
  • Para el peor emprendedor la cantidad es más importante que la calidad, por eso pide muchos presupuestos y compara muchos proveedores para todo lo que contrata.
  • El peor emprendedor usa tecnicismos que no entiende para que no le intentes engañar por saber más que él.
  • El peor emprendedor se lleva a su amigo informático a las reuniones.
  • El peor emprendedor no puede sacrificar nada, porque todos los elementos de su idea son imprescindibles para triunfar.
  • El peor emprendedor no tiene tiempo para leer libros.
  • Hasta hace uno o dos años, el peor emprendedor nunca había soñado con ser emprendedor.
  • El peor emprendedor considera que su negocio es “muy específico”, y que los negocios y los clientes de los demás no están afectados por la misma casuística que el suyo.
  • El peor emprendedor tarda en tomar una decisión más tiempo del que sería necesario para ejecutar todas las alternativas entre las que decide.
  • El peor emprendedor pronto necesitará muchos empleados.
  • El peor emprendedor busca o tiene socios, probablemente amigos o familiares.
  • El peor emprendedor se muestra seguro de sí mismo.
  • El peor emprendedor imparte charlas en las que cuenta su éxito… antes de haber ganado dinero.
  • El peor emprendedor celebra la obtención de financiación.
  • El peor emprendedor mide el éxito de las empresas por el número de empleados.
  • El peor emprendedor no sabe cómo funcionan sus competidores, porque no tiene.
  • El peor emprendedor cree que tener competencia es malo, el fin incluso.
  • El peor emprendedor no sabe explicar en una frase en qué consiste su idea.
  • El peor emprendedor piensa que el motivo por el que le contrataron en una gran empresa es por poseer una capacidad superior a la media.
  • El peor emprendedor hace previsiones a tres y cinco años vista.
  • El peor emprendedor primero se reúne con proveedores, luego piensa en cómo conseguir el dinero para contratarles.
  • El peor emprendedor no está dispuesto a compaginar su nueva empresa con otro trabajo.
  • El peor emprendedor no ha ahorrado dinero.
  • El peor emprendedor dice que su público objetivo son hombres y mujeres de entre 18 a 65 años y de poder adquisitivo medio/medio-alto.
  • El peor emprendedor no quiere invertir demasiado en publicidad por miedo a no poder satisfacer toda la demanda.
  • El peor emprendedor rechaza fuentes de ingresos si no se ajustan a su idea original de negocio.
  • El peor emprendedor piensa que obtendrá beneficios en su primer año.
  • El peor emprendedor cree que sabe escribir. Y de diseño. Y de marketing. De tecnología no, soltados los tecnicismos de las primeras reuniones ya no se vuelve a meter ahí.
  • El peor emprendedor dice que es muy perfeccionista.
  • El peor emprendedor contrata un CRM el primer día.
  • El peor emprendedor piensa que su idea es tan buena que alguien invertirá en ella antes de que haya comenzado a facturar.
  • El peor emprendedor cree que el producto es lo más importante para vender.
  • El peor emprendedor tiene mission, vision y values.
  • El peor emprendedor cree que ser diferente es bueno.
  • El peor emprendedor va a cambiar los hábitos de los consumidores.
  • El peor emprendedor se preocupa por los KPI, los insights, el feedback, pide las cosas asap y te pasa un brief.
  • El peor emprendedor confía en el boca oreja.
  • El peor emprendedor cree que las ventas son cuestión de contactos y relaciones públicas.
  • El peor emprendedor está acostumbrado a vivir con su sueldo y eso no va a cambiar.
  • El peor emprendedor piensa que siendo más barato se vende más.
  • El peor emprendedor está convencido de que todos los que le han dicho que su idea está bien le contratarán.
  • El peor emprendedor se siente identificado con Steve Jobs.
  • El peor emprendedor es perfeccionista.
  • Durante sus vacaciones, el peor emprendedor no contesta al correo electrónico.
  • El peor emprendedor no deja de comer fuera, ir a la playa en verano y renovar su armario cada temporada.
  • El peor emprendedor no calcula su coste de captación.
  • En el subtítulo del perfil de LinkedIn del peor emprendedor figura la palabra CEO.
  • El peor emprendedor, en la mayoría de las ocasiones, abandona su idea antes de haberla empezado.

Una vez un cliente me contó el secreto para no ser el peor emprendedor: pon en duda todo lo que haces y todo lo que crees que sabes.

Por favor, no seas el peor emprendedor.

2 comentarios, deja el tuyo

  1. merunas dice:

    “Porque pronto saldrá de España, el peor emprendedor le pone un nombre en inglés a su empresa.” ¿Te suena clever consulting, empresa española? ;)

    1. Luis Monge Malo dice:

      El nombre era el título de un proyecto académico que nunca imaginamos que se convertiría en empresa. Aun así, una fracción significativa de la facturación de Clever Consulting proviene de clientes extranjeros. Sin un nombre en inglés sería improbable que se hubiera dado esa situación.

      No obstante, te reconozco que si volviera a empezar buscaría un nombre más sencillo. Precisamente porque yo cometí el fallo, ¡no lo cometáis los demás!

Comenta

Todos los campos son obligatorios: