Una calculadora mecánica cortada por la mitad desvela un complejísimo mecanismo con miles de piezas metálicas conectadas entre sí.