El libro Ogilvy de la web

Aunque Ogilvy nunca trabajó con internet, sus consejos, aplicados a la web, son más válidos que nunca.

David Ogilvy prefería considerarse un vendedor a un creativo, y no perdía oportunidad para decir que su éxito se debía a la contratación de publicistas con sentido común (Gentlemen with brains).

David Ogilvy (1911 - 1999)

Ogilvy despreciaba el término “creatividad”.

Ogilvy nunca habló de la web (su libro más exitoso se publicó en 1963), pero poco importa. Cuando Ogilvy hablaba de publicidad en realidad hablaba de psicología humana, algo que no ha cambiado en millones de años.

Basta coger sus pensamientos y sustituir la palabra “publicidad” o “anuncio” por “sitio web” para obtener unos buenos consejos para estos tiempos:

«De media, cinco veces más personas leen el titular que el resto del texto. Cuando has escrito tu titular has gastado el 80% de tu presupuesto.»

«Cuanto más informativo es un anuncio, más persuasivo resulta.»

«Si intentas persuadir a alguien de que compre algo, deberías usar su mismo lenguaje, el lenguaje que usa cada día, el lenguaje con el que piensa.»

«Lo que realmente empuja a los consumidores a comprar es el contenido de un anuncio, no su forma.»

«Un buen anuncio es el que vende el producto sin atraer la atención sobre sí mismo.»

«No considero la publicidad como una forma de entretenimiento o arte, sino como un medio de información. Cuando escribo un anuncio no quiero que me digas que lo encuentras ‘creativo’. Quiero que lo encuentres tan interesante que te apetezca comprar el producto. Cuando Esquines hablaba, la gente decía: ‘Qué bien habla.’ Pero cuando hablaba Demóstones, la gente decía: ‘Marchemos contra Filipo.’»

La idea de este artículo está basada en un artículo de Brian Clark, fundador de Copyblogger (en inglés).

4 comentarios, deja el tuyo

  1. elblogdeluna dice:

    Todas los artículos resultan mejor cuando se pone un ejemplo.

  2. Luis dice:

    Gracias por tu aportación, lo tendré en cuenta para la próxima.

  3. nscandella dice:

    No estoy totalmente conforme con la afirmación de que la publicidad es igual ahora que en 1963, aunque ogilvy hablaba de “psicología humana” el contaba con la seguridad de que su anuncio saldría a la luz y se enfocaba en el cliente final… hoy en día el anuncio tiene tal competencia entre publicistas que el primer cliente que tiene es el propio anunciante y por eso el anuncio tiene que ser bueno en si mismo y despues tiene que vender, sino nunca verá la luz

  4. Luis dice:

    Lo que es igual que en 1963 es la psicología humana, la publicidad para nada.

    No obstante, que el anunciante es el primer cliente es algo que las agencias “sufren” desde los inicios de la publicidad. Claude Hopkins (1866–1932) ya decía que cuando es el cliente el que impone su criterio él reniega de toda responsabilidad.

    Y digo “sufren” porque precisamente eso que mencionas de que “el anuncio tiene que ser bueno en sí mismo” es lo más subjetivo del mundo.

Comenta

Todos los campos son obligatorios: