¿Cuánto estás dispuesto a mentir para vender?

Te voy a contar una técnica publicitaria que, con un poco de suerte, conseguirá que mucha gente conozca tu empresa.

Como cualquier técnica publicitaria, esta técnica requiere que inviertas tiempo y dinero pero, a diferencia de otras, no te puedo decir cuánto tiempo tardará en funcionar, o si funcionará.

Eso sí, si funciona, mucha, pero que mucha gente te conocerá, aunque tus ventas no aumentarán en la misma medida en la que aumenta tu notoriedad. El motivo es que esta técnica intenta proporcionarte difusión en ciertos medios de comunicación, es decir, no ayuda a que tu producto guste más, tu mensaje resulte más convincente o tu marca se recuerde mejor, simplemente pretende que más personas pasen por delante de tu escaparate.

Esta técnica no requiere creatividad ni pensar demasiado. Tampoco necesitas mejorar tu producto, tu proceso de venta, ni la atención al cliente. Esto es así porque la forma en la que esta técnica consigue difusión en medios de comunicación es engañando a los propietarios de dichos medios. Se trata de hacerles creer que algo que no es interesante para su audiencia, sí lo es. Eso tiene una contrapartida y es que, incluso si conseguimos colársela a los medios, éstos te dejarán de dar bola en cuanto descubran el engaño, cosa que seguro ocurrirá pasados unos meses o, como mucho, uno o dos años (y eso si no tienes mala suerte, en cuyo caso se negarán a volver a hablar de ti).

Carlo Ponzi, foto policial de 1920

Si Ponzi hubiera nacido en nuestros días sería un gurú del SEO.

Como ya te habrás dado cuenta, que esta técnica funcione depende de un tercero sobre el que no tienes ninguna influencia. Un tercero que puede desaparecer mañana o cambiar de opinión respecto a lo que considera que es, o no, interesante para su audiencia.

Una última cosa que debes saber acerca de esta técnica es que para que los medios de comunicación crean que tu empresa es famosa, te mencionaremos en lugares de no muy buena reputación y te asociaremos a información de no muy buena calidad, algo que puede no ser lo más inteligente si pretendes que tu marca perdure y transmita calidad.

Obviamente, nada te impide invertir ese mismo tiempo y dinero en mejorar tu producto, mensaje y trato al cliente, pero claro, eso requiere una capacidad y una implicación que sólo puede tener quien disfruta de su trabajo.

Si pudieras engañar a la prensa para que contaran algo de ti que no interesa, ¿lo harías? Entonces, ¡¿por qué haces SEO?!

Si te he convencido de lo maravillosa que es esta técnica, dímelo y recomendaré personas que pueden mejorar tu posicionamiento en buscadores (SEO) haciendo algo que no requiera contar con un impecable sitio web ni crear contenido de calidad. Si, por el contrario, no lo ves claro, cuéntame qué es lo que deseas conseguir en tu empresa y juntos plantearemos la mejor estrategia para alcanzarlo, lo que puede necesitar, o no, de acciones que mejoren el posicionamiento en buscadores de tu sitio web.

Para acabar, un artículo que todo el que tenga contratado o vaya a contratar “SEO” debe leer: Confessions of a Google Spammer (Confesiones de un spammer de Google).

Comenta

Todos los campos son obligatorios: